Aumenta la caza para autoconsumo

Valencia

«El furtivo de ahora no caza para comer como antes. Sino que utiliza binoculares de visión nocturna y miras telescópicas, que son piezas profesionales bastante caras. El furtivo de ahora está mal visto por los otros cazadores, ya que atenta contras los derechos de los demás». Así se pronunció ayer Juan Quiles, expresidente de la Federación Valenciana de Caza, al ser consultado por el presunto aumento de la presencia de cazadores al margen de la ley durante la crisis económica.

11/01/2015 | Levante | j. l. llagües

Aunque parece que el fenómeno sí se da en otras partes de España donde la caza mayor está más generalizada, todo apunta a que la montería ilegal tiene escasos seguidores en la C. Valenciana en la actualidad. Quiles comentó que «como mucho habrá 300 o 400 furtivos en nuestra autonomía. Además, está gente suele viajar a otras regiones y realizar estas prácticas ilegales lejos de su lugar de residencia».

Aunque residual, sí se dan algunas infracciones en los cotos valencianos. Los cazadores estiman que el Seprona interpone cerca de 300 denuncias al año por incumplimientos de la Ley de Caza en Castelló, Valencia y Alicante. La mayoría están relacionadas con prácticas ilegales. Y es que en los últimos años se han registrado una notable presencia de monteros ocasionales, aquellos que no renuevan su licencia y destinan las piezas que cosechan a consumo propio y/o las regalan a sus amigos y conocidos.

El desplome en las licencias y las dificultades económicas sufridas por la crisis han sido claves en esta situación.

Los registros oficiales de la Generalitat confirman que los permisos expedidos han caído más de un 50 % durante los últimos 13 años: han pasado de las 113.999 licencias del ejercicio 1990 a las 51.228 de hace dos años.

La recesión también ha favorecido la aparición de este tipo de prácticas. Eso sí, los cazadores diferencian entre el furtivo con equipamiento especializado y aquel que se cobra unas pocas piezas al año. Incluso, apuntan que hay gente con licencia que a veces caza de forma ilegal.

«La gente que caza es para luego hacer una paella. Yo lo suelo dar casi todo. Nunca me he encontrado con un furtivo, aunque sí he visto a algunas compañeros con licencia realizar maniobras que no están permitidas». El que habla es un cazador de amplia experiencia, que no quiere ser identificado. Las trampas para jabalíes -se cava un hoyo y se llena con alquitrán o sustancias parecidas para que los animales se acerquen y revuelquen- o la caza con hurones son de las más extendidas.

FG_AUTHORS: Club de Caza – Prensa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s